Con la frente en alto

Por Fernando López Giacoia.

En la madrugada del domingo, Los Pumas dieron todo pero no pudieron con los All Blacks, que les ganaron 33 a 10. Así, se despidieron dignamente del mundial, dejando una buena imagen de cara a lo que viene, y mostrando la garra y el espíritu de siempre.

Era un partido difícil. Se veía venir. Los que más saben de rugby afirmaban que lo único esperable para Los Pumas era no perder por mucho con los locales, y salvarse del ridículo. El historial marcaba 16 victorias neozelandesas y un único empate, en 17 encuentros disputados. Por su parte Bwin, la casa de apuestas, pagaba 12 veces el dinero jugado, en caso de que Argentina venciera al local, Nueva Zelanda, en el enfrentamiento por los cuartos de final del mundial de rugby. En pocas palabras, el panorama, desde la previa, era complicado.

El encuentro comenzó a las 4:30 de la mañana hora Argentina. Los Pumas lograron aguantar el resultado en el comienzo, llegando a estar ganando 7 a 6. Pero con el correr de los minutos, a pesar de la buena defensa argentina, los All Blacks comenzarían a quebrar al conjunto albiceleste, y terminarían quedándose con el encuentro por 33  a 10.

Argentina quedó eliminada luego de haber superado la etapa de grupos, perdiendo con Inglaterra, y venciendo a Rumania, Georgia y Escocia.

Como siempre, se hace difícil leer los resultados, en un mundo tan exitista como el actual. Los Pumas quedaron eliminados y en el tanteador final, no estuvieron cerca de vencer a su rival. Pero teniendo en cuenta el nivel de Nueva Zelanda en este deporte, y la forma en la que jugó Argentina, no puede dejar de mencionarse la buena labor de nuestro conjunto de rugby en el mundial. Debemos aprender a darle mérito al esfuerzo, y analizar las formas en las que a veces se pierde o se fracasa. Los Pumas se encuentran en una etapa de transición, tras haberse retirado muchos jugadores que resultaban importantes para el equipo. Además, se enfrentó ante Nueva Zelanda, un país que tiene el rugby como deporte nacional, que es una de las mayores potencias en él, y que ¡no pudo marcarle un try a nuestra selección hasta los 66 minutos de juego! El mismísimo Richie McCaw, capitán del conjunto neozelandés, afirmaría después del encuentro, que Argentina los había puesto “bajo una presión tremenda”: “Ya los enfrenté dos veces en mi carrera y en ambas nos pusieron en serias dificultades. Fue claramente el rival más duro de los que hemos enfrentado en el Mundial hasta aquí”.

De esta manera, queda el sabor amargo, que siempre trae aparejado la derrota, pero llegan nuevas esperanzas en base a lo que viene, con la invitación que le hicieron a Los Pumas para que jueguen el torneo “Tres Naciones” junto con Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica, y con un equipo que, pese a la renovación en los últimos años, se mostró firme y con buen nivel. Los Pumas se despiden, se retiran, pero lo hacen con la frente en alto…

You must be logged in to post a comment Login