“Eros y Sexualidad”.

 

  • Por Ayelen D’Angelo.

Entrevista con el Filosofo Arditi, Guido.

Guido Arditi Filosofo y Ayelen D' Angelo Escritora, Designer y Conductora Radial Fm 87,5 Soldados Programa "Aye y vos" .

Guido Arditi Filosofo y Ayelen D’ Angelo Escritora, Designer y Conductora Radial Fm 87,5 Soldados Programa “Aye y vos” .

 

Apolo fue maldecido por Eros, dios del amor, tras haberse reído de él por jugar éste con un arco y una flecha. Como castigo, Eros lanzó una flecha de oro a Apolo que le haría enamorar locamente por la ninfa Dafne. A ella le lanzó una flecha de plomo que hizo crecer en ella un sentimiento de horror imparable hacia Apolo.

El Amor de Apolo y Dafne.

AD: – El sexo es muy importante en la vida de las personas?

GA: – Si, en eso somos todos Freudianos. Coincidimos con el gran padre Freud quien tomaba estas divinidades de la mitología griega como dos impulsos ignatos que existen dentro del ser humano. “Eros” es como el deseo de fusión, de cohesión. De la unión con el otro, la naturaleza, la pasión y en algún punto también el amor, la ternura y el cariño, etc. Y por el otro lado “Tanatos” que era mas bien todo lo contrario. Tanatos era como el impulso de muerte tanto auto dirigido como hacia los demás. Un impulso destructor, con ansias de dominio y de poder sobre los otros.

AD: -Tal vez esa sea la diferencia que estamos apuntando. Eros es el Dios del amor. Hijo de Ares y de Afrodita y que tenia toda esa premisa que los Romanos después denominaron “Cupido”. De un Amor ideal, de cuidar al otro, de tener siempre presente el “Amor” que es lo mas hermoso que te puede pasar en la vida. Por el otro lado esta la sexualidad con sus funciones biológicas y reproductivas. Con el deseo y la pulsión de la cual nos habla Freud cuando dice que somos perversos polimorfos porque vivimos en función de la sexualidad y todo lo que hacemos lo hacemos por sexo.

GA: – Igual en algún punto no hacia una diferencia tan tajante entre una cosa y la otra. Freud decía que por ejemplo a la hora de comer, a la hora de masticar y de triturar la comida. Ahí estaría presente Tanatos. El impulso destructor, el impulso de muerte justamente porque lo que comemos esta muerto, digamos. O por esta cuestión de triturar, de masticar , de deshacer la comida. Y ahí estaría presente Tanatos, pero en el segundo momento el de la digestión y demás estaría presente Eros, porque justamente lo que uno hace es asimilar esa comida a uno mismo. Eso se vuelve parte de uno mismo, con la presencia de Eros. Algo que planteaba muy parecido con respecto al sexo. El planteaba que una amante que no tuviese Tanatos, que no tuviese un cierto nivel de agresividad si se quiere de violencia, seria un amante impotente. Un amante que fuera todo cariño, todo amor, es un amante impotente. Pero también decía que una amante que fuera solamente Tanatos tampoco resultaria.

 

 

You must be logged in to post a comment Login