Evita: Una mujer Argentina que trascendió su época y su tierra

Por Conrado Laigle.

Para poder entender a Evita, hay que entender en profundidad su época. Cuando el golpe de Uriburu, interrumpiendo por primera vez en la historia argentina un gobierno constitucional, ella tenía 11 años, fue testigo involuntario del surgimiento de la Argentina “invisible” como describiera Eduardo Mallea. La incipiente industrialización, las migraciones, tanto internas como del exterior y el aluvión a los grandes centros urbanos daban origen al surgimiento de las nuevas masas populares en un contexto de tremendas injusticias sociales. Eva Perón supo en su niñez lo que es la necesidad, quizás precisamente por ello supo comprender con una sensibilidad especial a esta mayoría silenciosa y sufrida, particularmente a las mujeres, los ancianos y los niños.
Sin duda el fenómeno del peronismo no hubiera sido el mismo sin Evita, al planteo doctrinario de Perón ella le insufló pasión y mística, iluminando esa argentina oscura y subterránea como un meteoro, que al mismo tiempo que arde en el firmamento iluminando todo a su paso y dando un espectáculo bellísimo, se consume prontamente. Tenia 26 años y en sólo siete construyó su historia.
El peronismo cometió muchos errores en su relación con la sociedad no peronista, a lo que hay que sumar una muy fuerte campaña de desprestigio organizada por las clases dominantes de la época. Sin embargo la figura de Eva Perón es reconocida por propios y extraños como un baluarte de lucha por los desposeídos, en honor a esto hablemos de los hechos, de su obra.
Las mujeres.
El voto femenino: Lo más trascendente en materia de genero fue la incorporación de la mujer a la vida cívica, estableciéndose en 1947 mediante la ley 13.010 el derecho al voto y a ser candidatas para las mujeres. En 1952, veintitrés diputadas y seis senadoras ocuparon bancas en el Parlamento. Pero no todas las mujeres veían esto como un logro, la escritora Victoria Ocampo y una Federación de Mujeres Argentinas claman desde la revista Sur que la nueva ley es “una maniobra política”.
La problemática del alojamiento transitorio de las mujeres fue encarada mediante la construcción y mantenimiento de tres hogares de tránsito en Capital Federal, que hallaron su réplica en el interior. Para mujeres solas o con hijos; ofrecían manutención hasta la reubicación en la vivienda definitiva, trabajo, asistencia médica, vestimenta y otros servicios.

Los ancianos.
El 28 de agosto de 1948 Evita da lectura en el Ministerio de Trabajo a la declaración de los Derechos de la Ancianidad, que pone en manos del Presidente, solicitando que sea incorporada a la legislación. Estos derechos son respaldados por Perón e incluidos en la reforma de la Constitución Nacional de 1949, tuvieron tanta trascendencia que las Naciones Unidas otorgaron un reconocimiento por tal sabia decisión. En los hechos, además de la construcción de Hogares de Ancianos, seis terminados en Buenos Aires, Tucumán y Córdoba, obtuvo la sanción de una ley que otorgaba pensiones a los mayores de 60 años sin amparo.
Los niños.
La educación, el esparcimiento y la salud de los niños y los jóvenes fueron objeto de su preocupación. La Fundación concretó un plan de mil escuelas en el país, como así también escuelas agrícolas, escuelas talleres, jardines de infantes y maternales. La ciudad infantil Amada Allen y la Ciudad Estudiantil, forman parte del plan de acción educacional, destinada la primera a niños de de dos a siete años, huérfanos o que no podian ser atendidos por sus padres, y la segunda a residencia de estudiantes del interior del país, sin familia en Buenos Aires. Además de la Ciudad Infantil y la Estudiantil, la Fundación erigió ciudades universitarias en Córdoba y Mendoza, un comedor universitario en La Plata y estableció unidades turísticas en Río Tercero, Chapadmalal, Mendoza y otros lugares del país.
En febrero de 1950 se pone en marcha el plan de turismo infantil, que hará conocer a los niños paisajes del país ignorados por ellos hasta entonces. Las colonias de vacaciones completarían el espectro.
Los campeonatos infantiles y juveniles, que comenzaron siendo de futbol y terminaron incluyendo muchos otros deportes, patrocinados por la fundación desde 1948, fueron la ocasión para la revisación médica de más de 300.000 niños.
El hospital de Lactantes y de Epidemología infantil, la clínica de Recuperación Infantil de Terma de Reyes, son entre otras concreciones de la Fundación en el ámbito de la salud infantil. El hospital Nacional de Pediatría, cuya construcción se hallaba avanzada en 1955, permanecería por años incluso.
La obra de Evita dedicada a lo niños estuvo inspirada en la convicción de que “el país que olvida a sus niños renuncia a su porvenir”.
La salud.
En materia de salud, la Fundación construyó cuatro políclinicos en Buenos Aires: el de Ezeiza y los de Avellaneda, Lanús y San Martín, así como también otros en el interior del país. Además, en construcción hacia 1955 otras 23 unidades, con una capacidad total de 7600 camas. Amén de ello, la Fundación proveyó de modernos equipamientos a otras unidades hospitalarias.
El Tren Sanitario Eva Perón, dotado de la más moderna aparatología, cumplía con la tarea de relevamiento y protección de la salud de las poblaciones más alejadas de los centros vitales.
En septiembre de 1950 se inaugura la Escuela de Enfermeras, una de las obras más queridas de Evita, prestando sus egresadas servicio tanto en el país como en el exterior.
En matería habitacional, la fundación emprendió la construcción de viviendas para obreros, como el barrio Presidente Perón y la ciudad de Evita, proporcionando vivienda propia a 25.000 familias.
Todas las obras de la fundación fueron seguidas y supervizadas en su ejecución y funcionamiento por Evita. Era frecuente verla en sus recorridas acompañada por personalidades extranjeras de paso por nuestro país.
A la accíon desplegada, la Fundación sumaba su solidaridad con los países extranjeros en situaciones de catástrofe o necesidad: Ecuador, España, Italia, Israel, Francia, Japón, Perú y Bolivia, entre otros, dan testimonio de ello. La dirigente judía Golda Meier viajó a Buenos Aires donde se abrazó con Evita en muestra de su gratitud. Todavía se conserva en Tel Aviv una columna erigida en homenaje a Perón y Eva Perón, y hay un parque forestal en recuerdo del apoyo peronista.”No comprendía que habiendo pobres, hubiese ricos, y que el afán de estos por la riqueza fuese la causa de la pobreza de tanta gente. Nunca pude pensar desde entonces en esa injusticia sin indignarme”

“Nosotros, no solamente hemos visto en Cristo a Dios, sino que también hemos admirado en él a un hombre. Amamos a Cristo no sólo porque es Dios; lo amamos porque dejó sobre el mundo algo que será eterno: el amor entre los hombres…Nosotros los peronistas concebimos el cristianismo práctico y no teórico. Por eso, nosotros hemos creado una doctrina que es práctica y no teórica. Yo muchas veces me he dicho, viendo la grandeza extraordinaria de la doctrina de Perón: ¿Cómo no va a ser maravillosa si es nada menos que una idea de Dios realizada por un hombre? ¿Y en qué reside? En realizarla como Dios la quiso. Y en eso reside su grandeza: realizarla con los humildes y entre los humildes”.

“…la desgracia de la historia consiste, precisamente, en que no siempre los grandes hombres se encuentran con los grandes pueblos. Tal vez esto no sea del todo verdad. Es cierto que casi nunca las masas han encontrado, en sus grandes movimientos, un buen conductor; pero también es cierto que casi nunca un gran conductor ha querido conducir un pueblo de hombres libres. Más bien todos han querido mandar sobre las masas, y por eso han tratado de mantenerlas en la ignorancia. Porque ellos no han querido conducir, sino mandar; ellos no han querido realizar cuestiones permanentes, sino realizar cuestiones personales, para su propio interés personal y político, y para su propio partido”.
“Es por eso que cada vez que trato más a los hombres, amo más a Perón. Me refiero a los hombres que se erigen en dirigentes y que son falsos apóstoles; que lo único que quieren es llegar, para, después de llegar, traicionar”.

Eva Perón   7 de Mayo 1919 – 26 de Julio de 1952.

You must be logged in to post a comment Login