La Antártida en Buenos Aires

“Observando el pasado para guiar el futuro”

SCAR y COMNAP en Buenos Aires

Las reuniones internacionales más importantes sobre ciencia antártica y los programas nacionales antárticos se dan cita en el Hotel Panamericano.

Cambio climático, logística antártica y arte antártico son los ejes de los eventos internacionales que cuentan con la presencia de más de 900 participantes de todas partes del mundo.

Comenzó el Lunes pasado en el Hotel Panamericano la XXXI Reunión del Comité Científico de Investigaciones Antárticas y posteriormente, el lunes 9, iniciará la XXII Reunión General  del Consejo de Administradores de Programas Antárticos Nacionales (SCAR y COMNAP en inglés). Ambas citas son organizadas por la Dirección Nacional del Antártico (DNA). Habrá varios eventos concomitantes como la Open Science Conference (OSC), donde los científicos presentarán sus trabajos académicos sobre Antártida y en donde Argentina tiene un rol destacado por investigaciones propias y en colaboración con otros países. El sábado 7 dará comienzo la muestra Sur Polar II  Arte en Antártida, Intervención Urbana que se realizará en el Centro Cultural de España en Buenos Aires (CCEBA) en el edificio histórico del ex Padelai de Humberto Primo y Balcarce, en San Telmo.

La SCAR y la COMNAP se prolongarán hasta el 12 y 13 de agosto respectivamente y tienen como objetivo evaluar el desarrollo de las actividades científicas y operativas antárticas que desarrollan cuarenta países a través de sus proyectos de investigación en el continente blanco.

Antecedentes

Desde el año 2007 hasta Marzo de 2009 se desarrolló el Año Polar Internacional (API) que potenció líneas de investigación científica para incrementar el conocimiento sobre las regiones polares, priorizando las relativas al calentamiento global. Este esfuerzo involucró a muchos países que implementaron proyectos propios y conjuntos para cumplir con ese objetivo. En el encuentro de SCAR, se analizarán los resultados del API, cuyo antecedente más próximo se remonta al API realizado entre 1957 y 1958.

El Dr. Sergio Marenssi, Director del Instituto Antártico Argentino (IAA), dependiente de la DNA y Vicepresidente del SCAR, destacó el creciente interés por la Antártida, como probado regulador del clima mundial “lo que acrecentó la presencia de representantes de distintos países y del número de científicos y técnicos que integran las delegaciones”. Se estima que asistirán unas 900 personas, especialmente de los países miembros del Tratado Antártico: Alemania, Australia, Bélgica, Brasil, Chile, China, Ecuador, España, Estados Unidos, Federación de Rusia, India, Italia, Japón, Perú, Reino Unido y Uruguay, entre otros y de partes no consultivas del Tratado, como: Austria, Canadá, Dinamarca, Grecia, República Checa y Venezuela.

Por su parte, el Director Nacional del Antártico, Dr. Mariano Mémolli recordó que la principal tarea desarrollada por Argentina en la Antártida “ha sido, es y será la actividad científica, actividad que mantenemos con nuestra presencia ininterrumpida desde 1904, cuando se instala el primer observatorio meteorológico en la base Orcadas”. Consideró que la organización de estas reuniones en Argentina con sus 106 años de permanencia antártica, representan “un claro mensaje al mundo sobre el valor que da nuestro país a la Antártida, a la protección ambiental y, por supuesto, a la educación, la ciencia y tecnología”.

Mémolli agregó datos relevados por organismos internacionales que monitorean la producción científica: “En el período 2004 a 2007 la Argentina duplicó la producción de trabajos científicos publicados en revistas con jurado y publicadas en el Index científico; mientras que el presupuesto destinado a la investigación científica, tecnología y protección ambiental se incrementó en un 1.600%”. Entre las líneas de investigación científica encaradas por la DNA y con promisorias proyecciones en las áreas de biotecnología y biorremediación ambiental, destacó el proyecto Genoma Blanco, mediante el cual se logró la codificación (o ‘mapeo’) genético de un microorganismo extremófilo de la Antártida. En el trabajo intervinieron científicos del Instituto Antártico Argentino, UBA, Conicet y Biosidus. Las investigaciones desarrolladas en la DNA, han marcado hitos referenciales “también en la paleontología antártica” continuó Mémolli, como por ejemplo, haber encontrado “el fósil de la primera ave voladora antártica; el primer plesiosaurio antártico; el primer fósil de dinosaurio antártico, el anquilosaurio; el fósil del primer ungulado antártico y, el primer y único fósil de una flor antártica; un pariente lejano de la rosa mosqueta… pero de 40 millones de años” aclaró. Parafraseando el slogan que preside el encuentro, Mémolli insistió en el rol de la Antártida frente al contexto global: “Es evidente que la ciencia antártica, está llamada a ser nuestra certera observación de los eventos que caracterizaron la historia planetaria para guiarnos, prevenirnos y sobre todo para ir haciendo de nuestro futuro, un lugar menos incierto y más esperanzador”.

Presencia en SCAR

El Dr. Marenssi, como titular del IAA detalló algunos de los temas abordados en los informes que se presentarán durante la SCAR, en los que se hacen notorios “los efectos del cambio global”. El científico destacó la cooperación internacional que estará presente a través de grupos de investigación, que incluyen también estudiantes doctorales y que trabajan principalmente en colaboración con Alemania y Holanda, a través del  Alfred Wegener Institute de Bremehaven, por medio de un convenio de cooperación rubricado por la DNA.

El grupo ‘Macroalgas’ abordará tópicos ligados a la influencia de la radiación ultravioleta en algas e invertebrados y cambios en la distribución de estas especies, inducida por la retracción glaciar en la Caleta Potter. Por su parte, el grupo de ‘Aves’, liderado por el reconocido científico Dr. Néstor Coria, expondrá trabajos relativos a los cambios dietarios, distributivos, de éxito reproductivo, etc. relevados en pingüinos (adelia, barbijo, papúa, etc.), petrel gigante y demás especies.

La Dra. Andrea Concheyro -micropaleontóloga de nanofósiles calcáreos- encabeza un equipo de investigación multidisciplinario que analiza los cambios en la microbiota marina durante el Mesozoico y Cenozoico, con especial interés en las distintas glaciaciones sucedidas en la Antártida durante el Cenozoico.

Los doctores Lucas Ruberto y Walter Mc Cormack presentarán trabajos relativos a la biorremediación, por medio de microorganismos antárticos capaces de degradar hidrocarburos y darán a conocer los últimos resultados del proyecto Genoma Blanco que logró un hecho pionero en la ciencia argentina, al describir una nueva especie bacteriana antártica –un extremófilo- y detallar la secuenciación completa de su genoma. En cuanto a las aplicaciones potenciales de esta investigación, se presentará otro trabajo sobre la búsqueda de enzimas y compuestos biológicos producidos por las bacterias antárticas, que tengan propiedades de interés biotecnológico o industrial.

Otra área que constata de manera fehaciente los efectos del calentamiento climático, es la de glaciología, liderada por el Ing. Pedro Skvarca. Su grupo de investigadores expondrá un análisis del comportamiento dinámico de los principales glaciares tributarios, que alimentaban los sectores desaparecidos de la Barrera de Hielo Larsen, en el noreste de la Península Antártica. “Algunos glaciares reaccionan a la remoción de la barrera, aún 15 años después de ocurrido el fenómeno” aseguró el científico. También presentarán una detallada historia climática de los últimos 100 años. “Este trabajo presenta las variaciones de las temperaturas medias anuales, estacionales y decádicas, basadas en los registros provenientes de las estaciones antárticas argentinas ubicadas en la península Antártica y analiza las tendencias al calentamiento y su impacto en la criósfera de la región” añadió.

Por último y teniendo en cuenta que se trata de encuentros con un alto costo de acreditación, el Dr. Marenssi, destacó la decisión de nuestro país de potenciar la presencia de estudiantes y jóvenes científicos, al ofrecer becas para que pudieran asistir a la OSC “bonificando el total o parte del costo de la inscripción al evento”. Se acogieron a esta modalidad 36 investigadores de Argentina, 4 de Australia, 19 de Bélgica, 18 de Brazil, 3 de Canadá, 25 de Chile, 1 de Alemania, 2 de España, 4 de India, 3 de Japón, 1 de Malasia, 2 de Nueva Zelanda, 1 Polonia, 3 de Rusia, 1 de Sudáfrica, 5 del Reino Unido, 4 de Uruguay y 11 de Estados Unidos. También se otorgaron beneficios similares a reconocidos investigadores antárticos argentinos.

Experiencia argentina en COMNAP

Nuestro país, gracias al trabajo conjunto con el Ministerio de Defensa, presentará un documento en el que informará sobre las tareas de reparación y modernización del Rompehielos Alte. Irízar en el astillero nacional Tandanor, donde se lo está adecuando a los requerimientos del Siglo XXI y ampliando los laboratorios para la actividad científica. También se presentará un informe sobre cómo se ha sostenido la realización de las campañas antárticas, en su ausencia. “Esta información es igualmente valiosa –enfatizó Mémolli- ya que conlleva la continuidad de nuestros planes de investigación sin un soporte logístico fundamental, pero que sirve de ejemplo a muchos países que, a diferencia de nuestra eventualidad, directamente no cuentan con rompehielos y deben enfrentar problemas operativos similares para mantener sus proyectos antárticos”.

Ligados a la larga tradición rescatista de nuestro país en la región antártica, se presentarán los informes sobre las 5 evacuaciones sanitarias, realizadas en el transcurso de la última campaña y que involucraron a personal de las dotaciones antárticas. “Esto corrobora la capacidad de respuesta de Argentina en operativos de evacuaciones, como en los de búsqueda y rescate, marino o terrestre” dijo Mémolli.

Anticipó además, que se anunciará un proyecto en cooperación con Canadá que apunta “a la protección del ambiente antártico y a la implementación de energías alternativas”.

“Presentaremos el prototipo de un equipamiento basado en energía eólica, para la reducción del abastecimiento con combustibles fósiles, en las bases –agregó-. Este proyecto lo estamos llevando adelante en colaboración con la Universidad de Quebéc, a través de un acuerdo de desarrollo tecnológico entre la DNA y esa unidad académica”. La intención es poder avanzar a futuro, en la colocación de turbinas eólicas “en la base Jubany”.

En el ‘Taller de informes médicos en Antártida’, los representantes de la DNA presentarán el detalle de las estadísticas y soluciones de los principales problemas médicos que se presentan en las campañas.

Arte antártico internacional

La titular del Proyecto de Cultura de la DNA, Prof. Andrea Juan, anunció la muestra Sur Polar II, Arte en Antártida -Intervención Urbana-, de la cual es curadora, y que será presentada en el marco de los encuentros de SCAR y COMNAP. “Se trata de distintas miradas de artistas contemporáneos que han trabajado en Antártida y reflexionan acerca del medio, los cambios climáticos y las consecuencias que éstos desencadenan”, explicó Juan. Las obras intervendrán las 36 ventanas (de 300 x 150 cm ) del  CCEBA San Telmo, edificio histórico del ex Padelai. El evento está organizado por la DNA y por la Fundación Pro Antártida y cuenta con el apoyo de las Embajadas de: Australia, Austria, Canadá, España y EEUU; el Centro de Estudios Canadienses, Centro Cultural de España en Buenos Aires y la Universidad Nacional de Tres de Febrero.

La inauguración será el sábado 7 de agosto a las 12, en Humberto Primo y Balcarce. La Intervención Urbana del CCEBA  permanecerá hasta fines de Octubre.

Los trabajos corresponden a los artistas: Lorraine Beaulieu y Phillippe Boissonnet de Canadá; Erika Blumnfeld de Estados Unidos; Werner Dafeldecker de Austria; Lawrence English y Philip Samartzis de Australia; Marty StJames de Inglaterra; Andrea Juan, Damián Roth, Matías Roth y Marcela Santantón de Argentina; Thomas Mulcaire de Sudáfrica; Mireya Masó y Pamen Pereira de España y Amanda Rodrigues Alves de Brasil.

SCAR

El Comité Científico de Investigaciones Antárticas (SCAR), es un comité interdisciplinario del Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU). El SCAR está encargado de iniciar, desarrollar y coordinar internacionalmente proyectos científicos en la región antártica, e investigar el papel de la Antártida en el ecosistema terrestre. La actividad científica del SCAR se lleva a cabo en sus Grupos Científicos Permanentes que representan las distintas disciplinas científicas. El Comité fue creado en 1957 y se mantuvo hasta el presente, con reuniones bienales realizadas en los países Miembros del Sistema del Tratado Antártico.

Además de llevar a cabo su función científica primaria, el SCAR también proporciona asesoramiento científico, objetivo e independiente, a la Reunión Consultiva del Tratado Antártico y a otras organizaciones, sobre cuestiones científicas y de conservación que afecten al manejo de la Antártida y de los sectores australes de los océanos. En ese rol, el SCAR ha hecho numerosas recomendaciones sobre una variedad de temas, la mayoría de los cuales se han incorporado en los instrumentos del Tratado Antártico. Entre ellos, se destaca el asesoramiento prestado en varios acuerdos internacionales que prevén la protección de la ecología y el medio ambiente de la Antártida.

El SCAR se reúne cada dos años para realizar sus actividades específicas y administrativas en la Reunión de Delegados de los países que lo integran. En estas reuniones los miembros del SCAR, a través de los Delegados designados, son responsables de la formulación de la política y la estrategia científica futura. El SCAR también tiene, antes de la reunión de Delegados, uno de los principales foros científicos: la Open Science Conference. Esta conferencia focaliza temas de interés relativos a la Antártida, para que científicos de todas las nacionalidades, en las reuniones conjuntas con los Grupos Científicos Permanentes, diseñen los programas de ciencias, que más tarde serán aprobados en la reunión de Delegados.

Otro aspecto de esta conferencia y que forma parte de su metodología de trabajo, es posibilitar la reunión de los más importantes científicos del mundo, junto a jóvenes científicos que se están formando en su área de investigación.

COMNAP

El Consejo de Administradores de Programas Antárticos Nacionales fue creado en 1988 y es la asociación internacional que reúne a los Programas Antárticos Nacionales de todo el mundo para desarrollar y promover las mejores prácticas, en la gestión de apoyo a la investigación científica, evaluación del turismo, comunicaciones, operaciones logísticas y nuevas tecnologías para la Antártida. Cada país signatario del Tratado Antártico, que normalmente se constituye en un Programa Antártico Nacional, tiene la responsabilidad nacional de la gestión del apoyo a la investigación científica, operaciones logísticas y protección ambiental en el área del Tratado Antártico, en nombre de su gobierno y en el espíritu del Tratado Antártico. El COMNAP actualmente reúne a los programas antárticos nacionales de 29 países de Europa, América, Asia, África y Australasia. Sus objetivos son desarrollar y promover las mejores prácticas en la gestión del apoyo de la investigación científica en la Antártida, servir como foro para desarrollar prácticas que mejoren la eficacia de las actividades antárticas de una manera ambientalmente responsable, facilitar y promover la colaboración internacional y proporcionar al Sistema del Tratado Antártico, asesoramiento técnico objetivo y práctico, sin carácter político, obtenido de la experiencia aportada por el conjunto de los Programas Antárticos Nacionales.

Como lo indica su estatuto constitutivo, la membresía al COMNAP está abierta sólo a los Programas Antárticos Nacionales de países cuyos gobiernos son signatarios del Tratado Antártico y han ratificado el Protocolo sobre Protección Ambiental, anexo al Tratado Antártico. El COMNAP establece mecanismos de colaboración internacional para el apoyo a la ciencia, mecanismos para la colaboración logística y distribución de las instalaciones, reporte on-line de accidentes e incidentes, sistemas de información y comunicación; desarrollo de las directrices para los relevamientos hidrográficos y coordinación de operaciones de búsqueda y rescate en la Antártida.

You must be logged in to post a comment Login