Otra cara de la nueva dirigencia porteña: Dr. Sergio Bohn

Dr. Sergio Bohn


Por Ayelén D’ Angelo.

La llegada de referentes y cuadros nuevos es una actividad  estímulo a aquellos jóvenes dirigentes que pretenden iniciar su camino en esta faceta 2011 de la dirigencia de la Ciudad Autónoma de Buenos.


AD: ¿Doctor cómo comenzó su carrera política? ¿Para que se hace política?

SB: Cuando uno empieza a militar a veces es en espacios no gubernamentales, otras veces uno se inserta dentro de los partidos políticos pensando en hacer una sociedad más justa, equilibrada y equitativa.

A partir de ahí uno piensa iniciar una carrera política. Porque toda transformación en materia de políticas publicas sale desde el estado. El estado es regido y administrado a través de los partidos políticos. Ese es el acceso, no hay otra alternativa para llegar al poder que no sea a través de los partidos políticos. Esto a mí me costó entenderlo los primeros años que me gustaba cambiar la sociedad, pero no tenía tan claro que la única alternativa era a través de los partidos políticos. A los 20 años comencé en la universidad con las primeras armas en los centros de estudiantes que buscábamos transformar la sociedad y el entorno hacia una universidad en ese momento mejor. Eso me llevo a saber que mis objetivos y lo que yo creía que debía hacer era trascender los muros de la Universidad.

AD: ¿Cuáles fueron sus primeros pasos en política?

Los primeros pasos en la política fueron a través de una vinculación de una tía que tengo con Gustavo Béliz. Justo coincidió en esa época en la que Gustavo Béliz pega el famoso portazo y hablaba del nido de víboras. A mí ese discurso me venía muy bien ideológicamente. Ese discurso se revelaba a muchas cosas que yo me venía revelando en un universo mucho más micro. Ahí es donde conozco a Gustavo personalmente y comienzo a hacer una militancia bien desde el llano. Que se unían desde la militancia con la formación profesional. Descubrí que la profesionalización de la política es una herramienta fundamental para llegar al día de mañana a una noción de estado Weberiana. La única forma de poder gestionar lo público con un criterio serio es profesionalizarlo. No tecnificarlo solamente. El técnico solo se  lleva muy bien en la actividad privada.  La política se relaciona con la gente, necesitamos tener mucha experiencia en materia social y territorial. No es lo mismo hacer un presupuesto en un ministerio de educación o salud que el presupuesto de una fábrica, donde estas planteando objetos.  En lo público estás tratando con personas o con objetos que van a ser dados a la  gente. A partir de ahí continué mi carrera universitaria, me recibí de abogado. Militando dentro de lo que era la parte de juventud de Gustavo Béliz en su momento.

AD: ¿Cómo se organiza la política?

Lo aprendí en mis primeros años de militancia. Terminé coordinando la parte de Juventud. Con idas, vueltas y vaivenes. Militando desde lo territorial con la famosa entrega de libros verdes. Que nos dejaba los dedos manchados. Recién habían salido de impresión y los libritos no habían secado. La campaña seguía y había que distribuirlos así. Venía la fecha electoral y no quedaba otra.

Caminábamos esquina por esquina convenciendo a la gente que nuestro proyecto era el mejor. Esa es la clave de la política. Uno debe estar convencido que el proyecto de uno es el mejor. Por eso a veces no entiendo a aquellos que dicen hacer política y se embarcan en proyectos que no son propios.

AD: ¿Que es lo que hay que tener para hacer política?

SB: Tener muy claro cual es el proyecto de país que uno quiere. Uno puede libremente elegir. He conocido políticos de derecha, de izquierda y de centro. En realidad todos son necesarios para un juego democrático. Creo que si todos representaran solo a un sector tanto  conservadores o populares se monopolizaría la representatividad en la Argentina. En realidad eso no es democracia. Que la sociedad Argentina tenga sus representantes que llevan su palabra está bueno en los sectores populares, las organizaciones sociales y los sindicatos con sus representantes también. No es bueno calificar de poco serio a determinados sectores por el simple hecho de creer que la verdad es una. Argentina estuvo muy mal en aquellas épocas en las que ha creído en una única verdad. En los 90’ sucedió lo mismo y en otra realidad muy cercana; donde había un discurso único. Escritorios vendiendo el fin de las ideologías. Cuando en realidad en vez de festejar eso había que ponerse muy en contra.

AD: ¿Usted creyó en el fin de las ideologías?

SB: No. Las ideologías no  es bueno que terminen, por que en ellas esta la diversidad y se representa todo.

AD: ¿Cuál es la mejor ley?

SB: La mejor ley es la que no todos los sectores están totalmente de acuerdo. Todos los sectores que tienen intereses sobre una ley dicen: ”Pero me faltaría tal cosa para que sea perfecta”… Esa ley es representativa de todos. Si hay una ley que todos los sectores estén de acuerdo esa ley no representa, porque deja a otros afuera.

AD: ¿Cómo continuó su militancia?

SB: Ayudé a constituir la línea dirigente fundadora dentro de Nueva Dirigencia. Primero fue un partido de extracción justicialista. Después nos fuimos y al irnos hemos involucrado a radicales y socialistas. Aprendimos con quien estar y con quien no. Cuando nuestros referentes se acercaban a algún sector polémico de la dirigencia había una parte de la población que se  iba. Esto generó una visión del electorado de capital más clara. Nosotros primeramente nos concentramos en Capital. Después la vida hizo que se hicieran alianzas no siempre desde lo ideológico propio, sino más bien en vista a lo electoral. En la compulsión de los 90’ hemos cometido errores. Errores que pasaron y hoy podemos aprender de ellos. Hemos tratado siempre de diferenciarnos, Pero bueno no siempre los tiempos políticos son los que uno puede manejar. Hemos aprendido y hoy estamos tratando de construir política para recuperar el electorado de la ciudad de Buenos Aires, con proyectos propios y con muchas ganas de seguir trabajando. Esperemos los resultados se vean reflejados en el 2011 recuperando la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desde el PJ y nuestra adhesión al mismo, que es el partido mas grande de Latinoamérica. Nueva Dirigencia dejó de ser una gota en el océano para construirnos en la gran fuerza del proyecto nacional con más posibilidades para el 2011.

You must be logged in to post a comment Login