Simón dice…



No es noticia que Julio Grondona, el presidente de la AFA, a la hora de tomar decisiones siempre hace lo que quiere, y no escucha razones que lo contradigan. Esta vez,  eligió a los integrantes de la Comisión que terminó por designar a Batista como director técnico de la selección nacional, asegurándose de que estos votaran como él quería.

Por Fernando López.

Julio Grondona, el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, se caracteriza por realizar las cosas como quiere, sin importarle lo que le digan o le aconsejen. EL 6 de abril de este año cumplió 31 años al frente de la AFA, y como resultado de esta larga estadía en el poder, hoy realiza las cosas “a gusto y piacere”, y nadie esta dispuesto a contradecirlo. Es el mismísimo padrino del fútbol de nuestro país.

Luego del mundial en Sudáfrica, la selección nacional se quedó sin director técnico y se acordó, que se formaría una Comisión con algunos dirigentes del fútbol local para que eligieran al sucesor del ex DT, Diego Armando Maradona.

Meses antes de esta reunión, Argentina jugó tres amistosos. Estos partidos fueron dirigidos por el “Checho” Batista, que asumió interinamente, dejando de lado sus funciones en las divisiones sub.20 de AFA hasta que se eligiera al director técnico definitivo. Los resultados fueron 2 victorias, 1-0 y 4-1 contra Irlanda y España respectivamente y una derrota por un gol frente al siempre débil Japón.

Daba para pensar. Se había vencido a España, el equipo campeón del mundo, pero por otro lado, el equipo argentino había sido bailado por Japón, un seleccionado repleto de carencias.

“Voy 2-1”.  Batista se defendía frente a los micrófonos y aseguraba que merecía el cargo. Pero las declaraciones de algunos de los dirigentes más reconocidos del medio local, dando su opinión acerca del rumor que decía que “El Checho” sería el elegido para reemplazar a Maradona definitivamente, no tardaron en aparecer.

Fernando Raffaini, presidente de Vélez, uno de los equipos más ordenados institucional y futbolísticamente aseguraba que, en su opinión, muchos técnicos merecían el cargo porque tenían muchos más méritos que Batista. Cabe recordar que lo único que ha ganado el “Checho” como DT, es el oro en Beijing, en el año 2008. Luego, pasó por  Tosu Futures, All Boys, Argentinos Juniors, Talleres, Nueva Chicago y Godoy Cruz, entre otros, sin lograr ningún título ni realizar grandes campañas.

Por su parte Nicolás Russo, presidente de Lanus, declaraba: “Como presidente de un club me pidieron una opinión y yo digo que Batista no está capacitado para dirigir la Selección. El nuevo entrenador debería tener una trayectoria a nivel nacional que lo avale”.

Gustavo Alfaro, técnico de Arsenal y “El tigre” Gareca, Dt de Vélez, también cuestionaban la posible designación de Batista, diciendo que había otros que lo merecían más.

Sin embargo, al caprichoso presidente de AFA le gustaba “El Checho”, y armó una Comisión para que “debatiera” (ya se sabía varios días antes que Batista sería confirmado en el puesto) la designación del Dt. Así, Grondona dejó de lado a dirigentes importantes como Russo y Raffaini, que cuestionaban su idea, y eligió para la famosa Comisión a: Julito Grondona (su hijo), presidente de Arsenal, Lerche (Colon), Contreras (Godoy Cruz), Segura (Argentinos Jrs), Crespi (Boca) y Turnes (River).

¿El resultado? “Batista es el nuevo director técnico de la selección hasta fines de 2014”. Una vez más, Julio Grondona se las arreglo para hacer las cosas a su gusto. Ya nadie se atreve a contradecirlo. Ojala este sea el comienzo de un ciclo prospero para la selección nacional, donde se puedan obtener buenos resultados. Pero la realidad es que Grondona debería empezar a pensar en sentar cabeza y dejarle su lugar a otro, que permita un mayor dialogo y no se suba al caballo del poder, como lo ha hecho este hombre que, hoy por hoy, tiene más poder que respeto.

You must be logged in to post a comment Login